Convivencia Multiespecie

Por Ximena Gabilondo Entrevista a Ren



Hace unas semanas viví una experiencia inolvidable: visité el Santuario Huerta Vida Digna. Ahí experimenté algo que ya sabía pero que no había vivido — que existen otras formas de coexistir con otras especies. Estas otras formas son de respeto, armonía, paz y amistad. Como humanxs nos sentimos tan superiores y separados del resto de las especies, que no nos hemos dado la oportunidad de coexistir con ellos de forma antiespecista, es decir, sin jerarquías, como sujetos en lugar de objetos de consumo o uso.


Después de mi visita en mi mente quedó grabado algo que mi amiga Onna ya me había contado alguna vez: ¡De lo que nos perdemos al no convivir con otras especies!



En el santuario conviví con diferentes animales rescatados, que vivían en armonía, y que me recibieron con curiosidad y cariño; confieso que se me salieron lagrimas de felicidad. Me pareció que todos deberíamos conocer estos espacios, ya sea para reafirmar o para recapacitar posturas. Así que decidí entrevistar a Ren de Huerta Vida Digna, para ampliar la conversación.


Aquí mi entrevista con Ren:


Empecemos con lo más importante, ¿qué es un santuario?

R: No hay un único concepto o definición, pues cada santuario funciona de forma diferente. Pero, lo que compartimos es en el construir espacios donde se les respetará a los animales, donde se verá por su salud física y emocional. El Santuario Huerta Vida Digna busca ser un espacio en el que los habitantes puedan desarrollarse plenamente. Los habitantes somos humanxs y también animales, en este caso animales rescatados, y el que puedan desarrollarse plenamente va más allá de sólo darles alimento, agua o cobijo, sino también el desarrollo de su personalidad.


Pensamos que la personalidad es sólo humana, pero no es así, todos los seres desarrollamos personalidades, pero para desarrollarlas y vivirlas lo primero que se necesita es cubrir las necesidades básicas. No es mera supervivencia. En el santuario les otorgamos un lugar, un hogar, en donde siempre se les tratará dignamente. De ahí nuestro nombre.


El santuario es también simbólico, pues el espacio representa un oasis frente a todo lo que está mal en mundo. Es una forma de demostrar que hay otras formas de convivir con otras especies y nosotras mismas. Otras formas de vivir posibles de respeto a las individualidades, no sólo con los animales, sino también con el ecosistema en el que estámos todes conviviendo.



¿Cómo comenzó Huerta Vida digna? ¿Cómo llegaste ahí?

R: Hace más de 10 años, cuando tenía 16, empecé a ser vegana. Desde niña sabía que comer animales era algo extraño, pero fue hasta la prepa investigando en internet que me di cuenta que había otros que pensaban como yo. Al principio fue difícil porque no conocía a nadie cercano que entendiera el veganismo. Con el tiempo, encuentras otros espacios y personas como tú. A los 17 encontré el Tianguis de la Mixuca que es de pequeños productores que hacen trueque y de los primeros espacios que vendían productos veganos. Ahí conocí a Victor, quien estaba involucrado en proyectos de economía solidaria.


Quedamos en contacto y empecé a ver que Victor tenía un proyecto y espacio de huerta, permacultura y aprendizaje. Con el tiempo algunos animales cercanos empezaron a buscar refugio ahí, y después Victor rescató a unas gallinas de la carretera. Así, fundó el santuario. Yo vi en lo que se estaba convirtiendo y quise unirme. Cuando me integré a la Huerta, ya estaban también colaborando Paola y Eli. Ellas llegaron al santuario pues desde hace años cuidaban conejas, conocieron a Victor y quedaron en un acuerdo de llevar a sus conejas a vivir ahí, donde estarían más felices que en la ciudad. El acuerdo era que ellas las visitarían y estarían al pendiente, pero con el tiempo se fueron involucrando más y más hasta ser parte fundamental del Santuario. Al principio, Paola y Eli no eran veganas, fue a raíz de sus experiencias en el santuario, de convivir y conocer a los animales.

  • Ren es bióloga.

  • Victor es Economista.

  • Paola y Eli tienen una empresa de Bicimensajería y ellas hacen las entregas del Huerta.




¿Cómo llegan los animales, y qué animales viven en HVD?

R: Los animales que habitan en Huerta Vida Digna han llegado tras rescates que han hecho más activistas, principalmente organizaciones. Se trata sobre todo de casos extremos. Ahora habitan conejos, una borreguita, una cabra, puerquitos, gallos, gallinas, patos y perros. Hay ocho especies de animales que conviven; nueve con la humana. También hay muchas visitas de animales de la zona como pájaros, cacomixtles, ardillas, serpientes no venenosas y tuzas.


¿Como se respeta también al ecosistema?

R: En Huerta Vida Digna no descuidamos el terreno, el espacio que habitamos. Hay árboles frutales por ejemplo y más plantas, de ahí que sea también una huerta. Conviviendo tantos animales hay que conocer su biología para saber qué necesitan y cómo mantener un equilibrio con el espacio. Por ejemplo, para no erosionar el piso, las gallinas que rascan tienen un espacio que es suyo para rascar, pero cuando están en otras zonas alternamos los espacios.


Retomamos de la permacultura las ecotecnias para mantener un equilibrio con el ecosistema. Las casas que construimos están hechas con los materiales que encontramos en la zona como paredes echas con baba de nopal, mezcla de tierra (que está ahí) y paja (superadobe). Todo es de la zona, porque estamos en un espacio que está muy cerca de bosques y zonas de cultivo que facilitan los alimentos para todes. Nos fijamos en lo que hay alrededor para utilizar lo más cercano y reducir nuestra huella de carbono - nada está más lejano a 10 km a la redonda.


Creo que hay que ser consciente del lugar estás habitando, de lo que hay cerca de ti y potencializar eso.

¿Qué otros otros esfuerzos ambientales realizan?

R: El compromiso con el espacio y consciencia se traduce en otros esfuerzos de impacto positivo ambiental, por ejemplo:

  • Tenemos baños secos y la mezcla que utilizamos también es del lugar: hojas que caen de los árboles, tierra, y una mezcla de aserrín de la maderería cercana que proviene del bosque cercano.

  • Captación de lluvia que va directo a la cisterna.

  • Mucha de la energía es solar

  • Abono de los árboles con la popo de conejos y gallinas.

  • Composta de alimentos de la casa, desechos orgánicos de la cocina. Otra composta de los desechos de los animales, que se reposa.

  • Tenemos un pequeño invernadero.

  • Minimización de residuos para que no sean basura. No hay un bote de basura en la Huerta. Siempre buscamos cómo ocupar los residuos que se lleguen a generar, los que no puedan evitar y finalmente hacemos ecoladrillos.

  • Cuando llegan donaciones, como por ejemplo costales de croquetas, las reutilizamos como lonas para construir casitas para el superadobe.


¿Qué tipo de apoyo reciben? ¿Cómo podemos apoyar su labor y espacio?

  • Amadrinamientos y Apadrinamientos, así como donaciones monetarias o en especie.

  • Hay locales como por ejemplo Café Vegetal que se hacen responsables de Cascabel (la borreguita)

  • También vendemos algunos productos. Por ejemplo, con la Cooperativa Flor y Piedra quienes tienen una azotea verde en la ciudad y producen cosas como alga espirulina, hierbas, huitlacoche... con eso hacemos tallarines e ingredientes deshidratados para hacer sopas. También hacemos mermeladas con fruta de la Huerta o de huertos caseros y pequeños productores de la zona.

  • Damos talleres de vez en cuando, de carpinteria por ejemplo.




Reflexiones bonitas y poderosas tras nuestra charla.

R: ¿Por qué cuidamos sólo nuestro espacio pero descuidamos a otres afuera? Nuestras acciones diarias repercuten en todes, humanxs y animales también.


Lo que hacemos en HVD no es que nos "cueste", sino que es algo que le da sentido a nuestra vida y lo hacemos con un tinte político también. El rescate es importante como una resistencia ante sistema especistas. El rescate, los santuarios, son formas de cuidado a largo plazo.


Estámos ensayando, encontrando nuevas formas de convivencia. Tenemos muy normalizada la violencia, ¿cómo vivir diferente? No es que tengamos la última respuesta, pero un santuario es una forma de probar, de ensayar otras maneras de vida fuera de la lógica capitalista (un consumo rápido de cosas, procesos cortos, y desigualdad). Un santuario es todo lo contrario.

¿Es complicado? Sí, porque vas en contra de lo establecido. Más allá de que sea difícil, involucra tiempo y procesos largos. PERO lo hacemos porque nos da la oportunidad de conocer a los animales de otra forma, una convivencia. Crear lazos de amistad; sentidos de cuidados positivos, comunidad... Es hacer lo que sabes y sientes que está bien.


X: De todo lo que nos cuenta Ren y de lo que viví en mi visita al Santuario HVD, me quedo con esta reflexión. Una ética ambiental inclusiva e interseccional expande los marcos en los que antes entendíamos nuestra moral, es decir, sólo entre humanxs. Los marcos se expanden para entender que nuestras vidas están interconectadas con las de Otres: otres humanxs, animales, seres vegetales, macro y microorganismos... No estamos separados. Si queremos construir un futuro inclusivo, restaurador, regenerativo y todo lo contrario a la Crisis Planetaria (que ya está presente pero que en el futuro próximo será peor), tenemos que entendernos como "parte de" y que estamos "aquí con otrxs".


Puedes conocer más sobre el Santuario Huerta Vida Digna en su Instagram: huerta_vida_digna Y Apoyarlos donando a su cuenta de PayPal

Existen más santuarios y espacios de convivencia multiespecie en méxico y el mundo, ¿cuáles conoces?

 

#Veganismo #Antiespecismo #ConvivenciaMultiespecie #CuidadoAnimal #Vegan #Vegano #ÉticaAmbiental