Rutina de cuidado personal Zero Waste


Cómo hacer una fácil transición hacia una rutina de cuidado personal con productos zero waste, dónde conseguirlos, cuáles son los beneficios y qué esperar del cambio.


Puede que al principio adoptar una rutina de belleza y/o de cuidado personal zero waste resulte difícil. Estamos tan acostumbrados a creer que hay un producto súper específico para cada “necesidad” que tenemos que no sabemos por cuáles cambiarlos o abandonarlos y cómo hacerlo, ni tampoco si serán igual de eficaces.


Por eso es que decidí hacer el cambio paulatinamente, por pasos, y así facilitar la transición. Y lo logré. Dejaré que las imágenes hablen por sí mismas.


ANTES



Esto es lo que hice:


Primera etapa: Sustituir unas cosas por otras: En esta etapa decidí que mi rutina sería básicamente la misma pero que cambiaría cada paso o producto por uno sustentable. (Si quieres ver el producto haz click en el link)



  1. Cambiar mi shampoo y acondicionar a un shampoo y acondicionador en barra. Los primeros que compre fueron de Lush. (Shampoo y acondicionador)

  2. Cambiar mi jabón líquido facial a uno en barra. También lo compré en Lush.

  3. Cambiar mi cepillo de dientes por uno de bambú. Este lo compré en Estado Natural en Polanco.

  4. Cambiar los hisopos por palita. ¡Esta palita es adictiva! La compré en Botánica Granel en la Condesa.

  5. Cambiar crema corporal por aceite de coco. Compré este aceite de coco orgánico en un envase de vidrio en Ecorazón en la Condesa.

  6. Utilizar un desodorante en barra. Lo compré en Lush.


Veredicto:

Seguí esta rutina por alrededor de 1 mes y medio, o hasta que se me acabaran la mayoría de los productos. Hay dos dificultades que quiero mencionar para quienes quieran intentarlo: el shampoo y el desodorante.


En el caso del shampoo y acondicionador, es un poco raro al principio utilizar jabones sólidos, pero te acostumbras. Yo los pasaba directamente sobre mi pelo. No hace la misma cantidad de espuma que un shampoo convencional, pero esto no quiere decir que no limpie. Recomiendo guardarlo en una jabonera (Lush tiene unas muy buenas) pues así duran más.


El desodorante definitivamente es lo más difícil. Me di cuenta que hay que pasar por un proceso de “desintoxicación” del cuerpo para que el desodorante realmente funcione. Las primeras 2 semanas vas a oler a hippie, y es probable que quieras regresar a tu desodorante pasado pero NO LO HAGAS. Como yo lo veo, mi cuerpo se estaba acostumbrando, y después de las dos semanas, funciono a la perfección.


· El jabón de carbón activado ha sido la mejor compra para mi cara en mucho tiempo. · El cepillo de dientes funciona perfectamente, y me encanta físicamente (**UPDATE creo que este cepillo es chino, hay unos mexicanos que son de semilla de aguacate por lo que son aún más sustentables, puedes conseguirlos aquí: Plan Bee Cepillo**). · La palita para limpiar los oidos es adictiva, debo admitir que hay cierto placer al pasarla por tu oreja y luego ver la cera (jaja!) · El aceite de coco funciona increíble y ahora lo uso para miles de cosas más.



Segunda etapa: Usar menos productos y buscar opciones locales



  1. Usar un shampoo en barra 100% natural sin sulfatos y local. El que más me gusta es uno que venden en Botánica Granel que es buenísimo de la marca Indra Cosmetics. También lo puedes conseguir en línea aquí.

  2. Abandonar el acondicionador. Me di cuenta que mi pelo ya no lo necesitaba.

  3. Usar un jabón facial de carbón local Lo compré en Cero Plástico.

  4. Crear mi propia pasta dental.

  5. Crear mi propio exfoliante facial.

  6. Crear mi propio desodorante.

  7. Rellenar mi aceite de coco en Botánica Granel. Uso un bote que tenía de Lush, pues el de vidrio donde venía el aceite de coco ahora lo uso para almacenar comida.

----- ¡Pronto subiré la receta de la pasta dental, exfoliante y desodorante! -----


Veredicto:

Esto lo seguí por aproximadamente 4 meses:


Ya me había acostumbrado al tema del shampoo en barra, por lo que decidí comprar uno local y que no tuviera sulfatos. Al principio, también pasé por una etapa de transición con mi pelo, pues las primeras semanas queda grasoso y un poco raro, pero… después de ese periodo, ¡me quedó mejor que nunca! Ya no se me enreda, brilla, y se ve increíble. Por lo mismo, decidí abandonar el acondicionador, pues ya no era necesario.


Hice mis propios productos: pasta de dientes, exfoliante facial y desodorante. Sonará extraño, pero en realidad es prácticamente una misma receta, utilicé el mismo producto para las tres cosas y me funcionó perfectamente. Subiré la receta muy pronto al blog. El jabón de carbón activado funciona idéntico que antes usaba de Lush, pero al ser local es aún más sustentable.



Tercera etapa: ¡Simplificar aún más!


DESPUÉS


  1. Utilizar dos barras de jabón para todo. Una para el pelo, y otra para la cara y cuerpo.

  2. Desodorante de cristal. Lo compré en Botanica Granel.


Veredicto:

El desodorante de cristal se llama "piedra de alumbre" y este ha sido de los descubrimientos más increíbles de todos. Me encanta físicamente, funciona perfecto y es bastante barato -- además lo he usado varios meses y no se ha "gastado" por lo que parece que puede durar años. Puedes leer más sobre esta piedra aquí.


Me encanta poder reducir mis rutinas y productos cada vez más. Además, juro que mi piel y pelo se ven mejor que nunca.



¿Qué falta?


Todavía me faltan varias cosas por resolver, que no he mencionado aquí porque sigo experimentando. Por ejemplo, me falta resolver el tema de rasurarme o depilarme. No incluí las esponjas para el cuerpo, pues llevo años sin usarlas, simplemente uso el jabón directo en mi cuerpo. Obviamente, las esponjas convencionales tienen plástico, por lo que si quieres usar una opta por una opción natural. Escribiré sobre lo que me falta resolver muy pronto.




ANTES y DESPUÉS


- X


#rutinadecuidadopersonalzerowaste #higienezerowaste #bañozerowaste #higienesostenible #zerowastecare #ceroplastico #carbonactivado



Instagram #ZeroWasteMx #EcoWarrior